WASHINGTON, D.C. – Los Senadores Rick Scott, Ted Cruz y Marco Rubio, presentaron hoy el proyecto de ley Detener las Ganancias del Régimen Cubano, el cual le requerirá al Departamento de Estado publicar la lista de países que tienen contrato con el régimen cubano para su programa de “misiones médicas” y que considere esto como un factor en la clasificación del país en el reporte anual de Trata de Personas del Departamento de Estado (TIP, por sus siglas en inglés).

El régimen cubano gana aproximadamente $7 mil millones anuales exportando sus servicios profesionales, incluidas estas llamadas “misiones médicas.” Este programa es una de las mayores fuentes de ingresos de la dictadura cubana, pero rara vez, si alguna, le pagan un salario digno a los profesionales de la salud a quienes obligan a trabajar en el extranjero, confiscando sus pasaportes, vigilándolos y sometiéndolos a condiciones de vida deficientes. Actualmente, hay alrededor de 50,000 médicos cubanos trabajando en 67 países. Cuba ahora está utilizando la pandemia del COVID-19 para explotar a sus propios profesionales de la salud con fines de lucro, mientras que la isla necesita desesperadamente medicinas, equipos médicos y profesionales de la salud. Se reporta que Cuba ha enviado a más de 1,400 profesionales de la salud a más de 20 países para ayudar con la pandemia del COVID-19.

La semana pasada, el senador Rick Scott instó a la administración Trump a continuar tomando medidas concretas para responsabilizar al régimen cubano. El senador Scott está enfocado en asegurar una América Latina más fuerte y vibrante, entendiendo que ponerle fin a la dictadura cubana conducirá a mayor estabilidad y libertad para toda la región.

El senador Rick Scott dijo: “Cuba está traficando profesionales de la salud, y ahora utiliza la pandemia del Coronavirus para obtener ganancias a expensas de estos médicos. Es horrible. Cualquier país que solicite asistencia médica de Cuba está apoyando la trata humana. La comunidad internacional debe oponerse al uso del trabajo forzado y la explotación de esta crisis por parte del régimen cubano. Estoy orgulloso de liderar este esfuerzo junto a mis colegas para denunciar esta injusticia y traer un nuevo día de libertad para la gente de Cuba.”

El senador Ted Cruz dijo: “El régimen cubano tiene mucho tiempo alistando médicos cubanos para enviarlos a trabajar por todo el mundo. Estas misiones médicas parecen gestos de buena fe, pero realmente son usadas por Raúl Castro y Miguel Díaz-Canel para llenar los cofres que financian la opresión del pueblo cubano. Este proyecto de ley aclarará quiénes son sus cómplices internacionales y enviará una clara advertencia al mundo sobre la seriedad con la que los Estados Unidos se opone al tráfico de médicos cubanos.”

El senador Marco Rubio dijo: “De manera consistente he expresado mi preocupación por la práctica explotadora de la dictadura de Díaz-Canel y Castro de usar a médicos cubanos para sus llamadas misiones médicas, la cual constituye una forma de trata de personas. Me enorgullece el unirme a este esfuerzo que requerirá que el Departamento de Estado publique una lista de los países que son cómplices en la explotación de los profesionales médicos cubanos mediante la contratación con el régimen cubano”.

El proyecto de ley Detener las Ganancias del Régimen Cubano:

  • Requiere que el Departamento de Estado publique la lista de países que tienen contratos con el Gobierno de Cuba para su programa de misiones médicas (Programa de Médicos Cubanos)
  • Requiere que dichos contratos sean considerados por el Departamento de Estado como un factor en la clasificación de ese país en el informe de Trata de Personas (TIP, por sus siglas en inglés)
    • La clasificación del país anfitrión no se verá afectada negativamente si el país anfitrión protege a los trabajadores médicos cubanos al:
      • Pagarle a los médicos directamente y asegurarse que nadie confisque sus pasaportes o salarios;
      • Hacer todos los contratos públicos y transparentes;
      • Garantizarle condiciones de trabajo y vida seguras y permitirles que traigan a sus familiares; y
      • Asegurar que el país que proporciona el programa no reciba ninguna compensación adicional por parte del país anfitrión o de ninguna organización por el trabajo de los profesionales de la salud.

###

Issues