El senador Rick Scott prestó juramento en el Senado en enero de 2019.

Rick Scott fue elegido para el Senado de los EE. UU. en el 2018 y actualmente cumple su primer término en representación del estado de la Florida. Antes de su elección al Senado de los EE. UU., Rick Scott cumplió dos términos como el 45° Gobernador de la Florida, trabajando arduamente para mejorar la economía de la Florida y asegurar el futuro del estado como el mejor lugar para que las familias y las empresas tengan éxito. 

Rick Scott creció en una vivienda pública en el Oeste de los EE. UU., ya que su padre adoptivo, un veterano de la Segunda Guerra Mundial y conductor de camiones, y su madre, una dependienta de tienda, lucharon para apoyar financieramente a su familia. 

Después de casarse con su novia de la escuela secundaria, Ann, Scott se enlistó a la Marina, donde prestó servicio activo como hombre de radar a bordo del USS Glover. Utilizó el programa de becas G.I. para asistir a la Universidad de Missouri en Kansas City, y finalmente abrió su primer negocio: una tienda de donas. 

Scott pasó a dirigir la compañía de salud más grande del mundo y continúa luchando todos los días para que las familias en todo el estado puedan tener las mismas oportunidades que tuvo él de vivir el sueño americano.   

Rick Scott conoce de primera mano que un trabajo bien remunerado es una de las cosas más importantes para una familia y, tras el colapso económico de la Florida hace diez años, tomó la decisión de postularse para gobernador como empresario sin experiencia política. Durante su mandato como Gobernador, defendió con éxito más de $10 mil millones en recortes de impuestos y eliminó miles de regulaciones onerosas que llevaron a las empresas de la Florida a crear casi 1.7 millones nuevos empleos. Bajo su liderazgo, la tasa de desempleo bajó de 11 por ciento a 3.3 por ciento, la Florida bajó $10 mil millones en deuda estatal y se realizaron inversiones récord en lo que más importa a los floridanos: educación, medio ambiente y seguridad pública.

Rick Scott y su esposa, Ann, han estado casados por 46 años y tienen dos hijas, Allison y Jordan, y seis nietos, Auguste, Quinton, Sebastian, Eli, Louie y Jude.